office 1 (773) 522-1131
fax 1 (773) 522-3263
Info@OakBrookEndoscopy.com

Anastomosis Tubaria Laparoscópica
Reversión de Ligadura de Trompas

Un método muy popular de planificación familiar en los Estados Unidos es la esterilización tubaria.

Más de un millón de estas cirugías se llevan a cabo cada año. Muchas se hacen poco después de dar a luz (post-parto) o durante la cesárea. Otras se hacen electivamente (esterilización tubaria de intervalo), ya sea por laparoscopía o por mini-laparotomía. Los tubos se cortan, queman, o ambos; anillos (anillo falope) o clips (hulka filshie) se aplican para asegurar y cerrar permanentemente la luz tubaria.

Un número substancial de estos pacientes se encuentran, luego en la vida, queriendo concebir. Las razones incluyen el divorcio, nuevo matrimonio, pérdida de niños, o simplemente la realización de que quisieran tener una familia más grande. Tradicionalmente, la reconexión tubaria se ha intentado a través de laparotomía (abriendo el abdomen) y usando microscopios u otros aparatos de amplificación de imagen. El tiempo para recuperarse de este tipo de operación puede ser de varias semanas.

En los últimos años, nuestro equipo ha desarrollado e implementado nuevas técnicas e instrumentos que nos permiten hacer exitosamente estos procedimientos por medio de laparoscopía en forma ambulatoria. La ausencia de una incisión abdominal grande asegura una recuperación más veloz y minimiza las complicaciones inmediatas, al igual que las de largo plazo. Además, la técnica laparoscópica elimina casi por completo la formación de tejido de cicatriz y las adherencias quirúrgicas.

Nuestro grupo tiene una tasa de éxito (embarazo) del 79% con la reversión tubaria laparoscópica en las pacientes menores de 35 años en que los dos tubos fueron reconectados exitosamente.

La tasa de éxito es mejor que con el método tradicional; no obstante, depende también de la edad de la paciente, el tipo de ligadura, y la condición de los tubos al comienzo de la operación. Otros factores de fertilidad se evalúan y corrigen según sea necesario.

Oprima aquí para más detalles técnicos acerca de este procedimiento.

Un video en inglés de nuestro procedimiento de reversión de ligadura de trompas está disponible en YouTube.com. Por favor oprima en la imagen abajo para ver este video. Le advertimos que este video le está siendo proporcionado por cortesía de YouTube; a consecuencia puede contener enlaces a otros videos o comentarios que están fuera de nuestro control. Su presencia en nuestra página no implica que nosotros endosamos ese contenido externo. 

Video de Reversión Laparoscópica de Ligadura de Trompas

 

Para más información o programar una cita, por favor oprima aquí para comunicarse con nosotros.

Detalles de la Reversión Tubaria Laparoscópica

Nuestra técnica de Reversión Tubaria Laparoscópica es una cirugía mínimamente invasiva, usando pequeños instrumentos diseñados especialmente para reparar y reconectar los tubos.

Muchos de estos instrumentos han sido diseñados por nuestro grupo para facilitar, mejorar y difundir esta técnica.

Después de administrar anestesia general, comenzamos insertando un tubo de 10mm en el borde inferior del ombligo, y un gas especial se bombea hacia el abdomen para crear suficiente espacio para hacer la operación con seguridad y precisión.

El laparoscopio (un telescopio), adjunto a una cámara, se introduce al abdomen a través del mismo tubo, y la pelvis y el abdomen se inspeccionan detalladamente. Los tubos se evalúan y la obstrucción (ligadura, quemadura, anillo o clip) se examina.

Tres pequeños instrumentos (de 5mm cada uno) se utilizan para remover la oclusión y preparar los dos segmentos del tubo para ser reconectados.

Un instrumento especial (el canulador tubario) se inserta dentro del útero (la matriz) a través del cuello y el tubo se canaliza con un catéter fino. Esto permite mejor alineamiento de los tubos, para poder lograr una mejor conexión.

Pequeñas suturas (más delgadas que un cabello) se ponen cuidadosa y meticulosamente para conectar los dos segmentos.

Una vez cumplida la conexión (anastomosis), una tinta azul se inyecta por el cuello uterino, viajando por el útero y los tubos, hasta llegar al abdomen. Esto es para asegurarse de que los tubos han sido alineados apropiadamente y que la conexión está funcionando bien.

Se remueven todos los instrumentos, el aire se extrae del abdomen y se despierta a la paciente, llevándola al cuarto de recuperación para ser observada y cuidada tanto por las enfermeras como por el anestesiólogo, quien se asegura de que la paciente esté confortable y sin dolor.

En promedio, en unas dos a cuatro horas, la gran mayoría de las pacientes están listas para salir del centro de cirugía y volver a la casa.

Se ve a la paciente a los 5-7 días después de la operación para examinar las pequeñas incisiones y remover algunos puntos si fuese necesario. La mayoría de las veces, los pocos puntos que se ponen están debajo de la piel y son absorbidos por el cuerpo, sin necesidad de removerlos.

Las pacientes deben esperar tres meses antes de intentar quedar embarazadas para darles tiempo a los tubos a sanarse por completo.

Si intenta quedar embarazada antes de tres meses, tiene mayor riesgo de embarazo tubario (embarazo dentro del tubo de falopio en vez del útero).

Para más información o programar una cita, por favor oprima aquí para comunicarse con nosotros.